15. Pasillo superior del claustro

La mayoría de los conventos agustinos del siglo XVI fueron construidos con bóveda de cañón, a diferencia de otros muchos cuyos techos eran de madera y teja. Aquí podemos ver cómo la bóveda fue decorada con cinco arcos rebajados, cada uno reposando su peso sobre las pilastras de la arquería del claustro, por un lado, y en el muro interior, por el otro. Si observamos con cuidado estos arcos podremos notar que su función es más decorativa que práctica; es decir, que la bóveda de cañón (como sucede en los conventos ya aludidos, donde los techos de los pisos superiores de los claustros están fabricados con una bóveda corrida) no necesita obligadamente estas dovelas para sostenerse en pie.
[La decoración con pintura mural al temple con formas geométricas prueba el origen mudéjar de esta práctica y evidencia el influjo plateresco con que se construyó este convento, ya que como sabemos el arte mudéjar fue retomado por el plateresco en su variante “Estilo Cisneros” Por otro lado, crea un fuerte contraste con las pinturas murales de la planta baja, ya que estás fueron realizadas a la grisalla y sin ninguna forma geométrica]

Comments

Popular posts from this blog

2. Fundación del convento

3. Descripción de la fachada

1. Fachada del conjunto conventual antes de la remodelación