25. El muro oriente

El punto cardinal del oriente era llamado por los mexicas como tlahuizcalpa y se podría traducir como “rumbo a la casa de la luz”; el oriente era asociado al Huitzilopochtli; esta asociación se hacía en función de que los guerreros que morían en el campo de batalla iban al “paraíso del sol” ubicado en el oriente, y ahí podían disfrutar de una vida regalada y podrían libar miel, como un colibrí (recuérdese que Huitzilopochtli significa colibrí zurdo). Por otro lado, el nahual u otro yo de Huitzilopochtli era el águila, en esta advocación se le llamaba el Guerrero Celeste, en esta condición era hijo de Coatlicue, que al nacer en el oriente lucha contra sus hermanos y los derrota. Así, en este mural podemos ver un colibrí libando la miel de una flor, un águila devorando un ave. Así pues, en estas imágenes se amalgaman claramente la cosmogonía indígena y cristiana del paraíso.

[Estas imágenes son el tema principal de estos murales. Del lado derecho se ve un árbol de zapote; un simio sujeta una de las frutas, el símbolo de este árbol es, según explica Jeanette Favrot, la de un “árbol de la sabiduría... el único árbol de frutas en los murales parecido a un manzano” (Favrot, Iconología y sociedad, pág. 36). Del lado izquierdo se encuentra otro árbol en el que se encuentra una serpiente hipnotizando a un pájaro, ambos símbolos cristianos, no indígenas, de la lucha entre el bien y el mal.]

Comments

Popular posts from this blog

2. Fundación del convento

3. Descripción de la fachada

1. Fachada del conjunto conventual antes de la remodelación