4. Descripción de la fachada: primer cuerpo

La parte central de la fachada está construida en cantera labrada y adosada a la misma. El resto (no solo de la fachada, sino de todo el templo) está construido con tosca piedra y argamasa, repellada en sus interiores, desnuda en la parte externa. La parte central, obviamente, son las inmensas puertas enmarcadas por un arco de medio punto en el que se combinan arquivoltas (molduras) y cordones (fingidos hilos labrado sobre la piedra que separan a una moldura de otra) de manera juguetona puesto que reaparecen combinados de diferente manera en el arco de la puerta lateral y en los arcos del claustro. Por ejemplo, en este arco de la puerta principal tenemos, de afuera hacia adentro, un cordón, tres molduras, un cordón, una moldura y un cordón. Los mismos elementos, pero en menores cantidades y combinaciones diversas encontraremos en el resto de la arquería del conjunto conventual.
Decoran, a cada uno de los dos costados de la puerta, un par de falsas columnas cuadradas (pilastras), adosadas al muro. Los capiteles de éstas se decoran con estrías y un rosetón en el ábaco. Si algún estilo hay en ellas, éste se asemeja al orden toscano. Al centro de cada par de pilastras se encuentra un par de nichos, rematados por una concha (tema repetido en todo el conjunto conventual); estos nichos, muy probablemente nunca fueron ocupados por alguna escultura. El friso que se sostiene en las falsas columnas ostenta la leyenda “Salva a tu pueblo Señor”, de origen muy reciente, de seguro. La parte central de cada par de columnas, a la altura del friso, se decora con una concha, símbolo de la virginidad de María (dogma católico rechazado por los protestantes).
Rematan el friso, y con ello concluye este primer cuerpo del templo, unas conchas, a los costados izquierdo y derecho de los pares de columnas; arriba y a un costado de las conchas, fuera de contexto, se encuentran dos rostros de ángeles alados. Arriba y al centro del friso se encuentra el último de los cinco nichos que culmina el primer cuerpo de la fachada de la iglesia “El Divino Salvador”.

[Primer cuerpo de la fachada en su estado actual. Las puertas se han abierto de par en par porque es día de fiesta; afuera los chinelos se preparan para entrar a danzar al templo (en el siglo XVI esas danzas se realizaban en el atrio) y los mayordomos de este día, los taxistas (modernos arrieros) preparan el adorno floral con que engalanarán la fachada de su iglesia; es costumbre de los lugareños usar el estilóbato de las pilastras para sentarse y descansar; en las fotos que conservo de hace como dos décadas se les puede apreciar haciendo lo mismo]

Comments

Popular posts from this blog

2. Fundación del convento

21. Pintura mural del primer nivel del claustro

15. Pasillo superior del claustro